PEPE, el programa que cambia vidas

En la provincia de Orellana, Amazonia del Ecuador, existe una hermosa ciudad llamada Joya de los Sachas, donde en 2009 la Iglesia Bautista La Parker aceptó el desafío de alcanzar a niños y niñas locales a través del Programa PEPE. Fue una gran alegría ver el sueño realizado con el nacimiento del PEPE. Muchos niños y niñas fueron alcanzados con el amor de los misioneros-educadores y de toda la iglesia.

Participé en la graduación de segundo año, cuando conocí a los hermanos Jorge Patricio y Diego Paul Soriano. El padre era cristiano y la madre, que entonces era testigo de Jehová, aceptó a Jesus Cristo como salvador, precisamente en una de las reuniones de padres, realizada por el PEPE. Mientras la madre crecía recibiendo estudios bíblicos, algo inesperado sucedió en el PEPE. La misionera-educadora enfermó y entre los miembros de la iglesia nadie se sintió capaz de aceptar el desafío de reemplazar a la misionera-educadora para que los niños no perdieran el año escolar. Fue entonces que Dios puso a Sandra, madre de Jorge y Diego, para enseñar a los niños del PEPE, asumiendo como la nueva misionera-educadora. Esta historia ocurrió hace 14 años.

Este año, fui a asistir a la graduación de algunos de los PEPE’s de la región y pude volver a ver a aquella querida familia. Qué alegría saber y ver cómo están comprometidos con la obra de Dios y apoyan firmemente el ministerio en la iglesia donde conocieron a Jesús, a través del PEPE. Los niños, después del PEPE, continuaron firmes en la Escuela Bíblica Dominical y en otras actividades de la iglesia y fueron bautizados a los 16 años. Y hoy, los niños han aprendido a tocar la guitarra y el teclado, y están llevando al pueblo de Dios a una adoración en espíritu y en verdad, como Jesús nos enseñó en Juan 4:24: “Porque Dios es Espíritu, y es necesario que sus adoradores lo adoren en espíritu y en verdad”.

Y la historia continúa porque a finales de 2022, Jorge concluyó la enseñanza media, fue a la universidad a cursar ingeniería electromecánica, se destaca como excelente alumno sirve al Señor en el ministerio de música de la Primera Iglesia Bautista de Latacunga, cerca de donde estudia. Hace un mes fue al congreso de la JUBLA que ocurrió en mi país. Y al escuchar una de las conferencias, recibió el llamado para prepararse para el ministerio, él quiere ser un predicador de la Palabra de Dios.

Diego Paul se graduó de la ensenãnza media este año con excelentes notas, ayuda en la iglesia como profesor de la Escuela Bíblica Dominical, toca el teclado en el ministerio de alabanza, va a la universidad a estudiar ingeniería mecatrónica en septiembre y quiere ser misionero. La iglesia donde su hermano está sirviendo actualmente necesita un tecladista, están orando por Diego.

Doy gracias a Dios por la vida de estos jóvenes y por permitirme conocerlos desde muy pequeños, verlos desarrollarse y crecer en los caminos de Dios, comprometidos con su obra, llena mi corazón de alegría.

¡Por favor, continúen orando por el PEPE en Ecuador para que sigamos llevando esperanza a muchos niños con sus familias que necesitan conocer a Jesus Cristo y saber cuánto son amados por nuestro Dios! ¡Seguiremos trabajando hasta completar la misión!

Angélica Marcillo – Coordinadora Nacional del PEPE Ecuador

Traducido por Estela Soraya Alves

Artículos Relacionados